• foto01.jpg
  • foto02.jpg
  • foto03.jpg
  • foto04.jpg
  • foto05.jpg
  • foto06.jpg

HISTORIA DE LA GUINDILLA

Una historia de 9000 años

Viene de muy lejos y tiene una historia antiquísima

La guindilla viene de lejos y tiene una historia antiquísima. Desde Montezuma hasta Colón, la guindilla es un elemento importante en todas las civilizaciones precolombinas; Olmeca, Tolteca, Azteca, Inca y Maya. Hay evidencia de su existencia en México y Perú. Los hallazgos arqueológicos en Tehuacán (México) y en Guitarrero (Perú) muestran que la guindilla ya se utilizaba hace 9000 años y ya se cultivaba 5000 años antes de Cristo.

La guindilla es protagonista en todas las civilizaciones precolombinas. Para los aztecas, los mayas y los incas es una planta considerada sagrada e incluso utilizada como moneda de cambio. Los ejemplos más interesantes son el obelisco Tello (800-1000 dC), pilar de unos 2 metros que toma el nombre de su descubridor y en el que se representa a un dragón mitológico que sostiene en su boca las flores, las hojas y frutos de cuatro guindillas.

Y los tejidos de Nazca (400-600 dC) en un paño de algodón hecho con hilos de lana, que representan la figura de un agricultor con un collar de guindillas. El testimonio más fascinante viene de Cerén, un pueblo maya en América Central, destruido en 595 dC por la erupción del volcán Loma Caldera. El pueblo ahora es patrimonio de la UNESCO y se ha convertido en una especie de "Pompeya de las Américas" que enterrado bajo las cenizas nos ha conservado el testimonio de una vida cotidiana en la que la guindilla era la protagonista.

En todos estos milenios, la guindilla se ha utilizado como fruta sagrada, como remedio o medicamento, como afrodisíaco, como instrumento de magia y de tortura y como un gran potenciador del sabor. Solía combinarse con alubias o bien con chocolate.

 

En las carabelas de Colón

Cristobal ColónLa guindilla llegó a Europa con Cristóbal Colón (en la imagen) y el descubrimiento de América. El navegante genovés la conoce durante su primer viaje y la menciona por primera vez en un informe de viaje con fecha 15 de enero de 1493. Había llegado a La Española, la actual Haití y escribe textualmente: "También hay mucho axí, que es su pimienta, de la que vale más que pimienta, y toda la gente no come sin ella, que la halla muy sana; puédense cargar cincuenta carabelas cada año en aquella Española”. Bartolomé de las Casas nos refiere que a principios del siglo XVI los cultivos de guindilla se han extendido por toda Europa.

 

 

 

 La llegada a España

Bartolomé de las Casas En 1494, fecha del segundo viaje de Colón, sus colaboradores, dirigidos por el médico Diego Álvarez Chanca, iniciaron el cultivo de este fruto y llevaron la guindilla a los Reyes de España. Sesenta años después se extendió por toda la península Ibérica (prueba de ello son los escritos de Bartolomé de las Casas (en la imagen), que datan de 1552) y de ahí a todo el continente.

En 1568 el botánico italiano Pietro Andrea Mattioli da una descripción precisa en sus escritos, pero la llamaría erróneamente pimienta de India.

El Jesuita José de Acosta define la guindilla como "provocadora de intenciones insanas”.

  

 

 El fracaso de un negocio

José de Acosta Cristóbal Colón, sus colaboradores y los Reyes de España estaban convencidos de haber hallado un gran negocio. Sin embargo, la guindilla traicionó las expectativas del dinero fácil y el negocio no funcionó por tres razones. El primer motivo es que los ricos y nobles no apreciaron el sabor picante. En segundo lugar, la facilidad de cultivo eliminó la necesidad de viajes y comercio con el país de origen. Por último, el juicio negativo de la Iglesia, que la tildó de "provocadora de intenciones insanas" según el jesuita José de Acosta (en la imagen).

Axí fue el nombre con el que la designaban los nativos que conoció Colón. En Europa la llamaron pimienta de India, pimiento cuerno, siliquastro. A partir del siglo XVII, sin embargo, el nombre se caracteriza de forma independiente. Incluso antes de Linneo, que vivió en el siglo XVIII, se utiliza el nombre científico de Capsicum

 

 

 La especia de los pobres

Pellegrino Artusi El éxito gastronómico de la guindilla en los más altos niveles de la sociedad europea no llegó hasta principios del siglo XX. No hay rastro de ella en el famoso libro Fisiología del gusto de Brillat-Savarinde 1825 y ninguna mención en La Ciencia en la cocina, tratado con el que Pellegrino Artusi (en la foto) en 1891 inventó la cocina nacional italiana. En esos años la guindilla es popular sólo entre las clases más bajas, los agricultores pobres, que la utilizan para dar sabor a sus platos. De ahí el apodo de "especia de los pobres".

 

 

 

 

 

Fuente e imágenes:
Academia Italiana del Peperoncino
http://www.peperoncino.org/

Catálogos

Si lo desea puede descargar nuestros catálogos en formato PDF
 
Catalogo A4Catálogo Formato A4
Catalogo A5Catálogo Formato A5
 

Contacto

Puede ponerse en contacto con nosotros en
 
Tel. +34 693 27 19 40
info@picantia.net